Recientes estudios científicos establecen que utilizar tu mente para aprender algo ayuda a mantener la memoria intacta. El Alzheimer y otras enfermedades que afectan las funciones cognitivas, no son tan poderosas cuando logras mantener a tu cerebro flexible a través del aprendizaje del inglés.