Para muchos puede no sonar muy divertido, pero tomarse el tiempo para aprender inglés es divertido: escucha música, mira películas, desafíate con juegos en inglés. Las posibilidades que ofrece esta lengua son muy amplias y la industria del entretenimiento tiene una gran oferta en inglés, por lo que no hay excusa para no disfrutar, incluso si debes estudiar gramática.